Charnia era un animal muy antiguo similar a las modernas plumas de mar. Este animal presentaba un tallo que sobresalía del suelo, y bajo el había un bulto que clavaba el animal al suelo, para que las corrientes marinas no lo arrastraran. Su forma recuerda a la de una hoja de nispererero (una forma alargada dividida en varios segmentos). Se cree que esta forma servía para aprovechar al máximo los nutrientes del agua, que absorba mediante una capa fibrosa en la capa superior de la "hoja". Se sugirió la idea de que era una planta primitiva, dadas sus semejanzas con ellas, pero más tarde se descubrió que vivía en el fondo del mar, donde prácticamente no había luz que las sustentaran.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.